10 claves para conseguir que tu Newsletter sea un éxito

Todavía recuerdo cuando escribía mis primeras newsletters. Cada vez que llegaba el momento de crear una nueva salían a relucir todos mis bloqueos, no sabía qué escribir, qué temas tratar, ni cómo organizar el contenido. Me agobiaba cada vez que se iba acercando la fecha del envío y no terminaba de tener claro cuál era el verdadero objetivo de esa newsletter y por qué era tan importante.

Quizás esta situación también te suene, es más común de lo que piensas y por eso hoy quiero compartir contigo 10 tips que me han ayudado a escribir newsletters que realmente funcionen y tengan éxito entre mis suscriptores.

 

1# TU ASUNTO IMPORTA Y MUCHO

El asunto es vital. 1 de cada 3 suscriptores abren los emails por el asunto que estos tienen y por eso, debes pensarlo muy bien cuando estés diseñando tu newsletter. Procura que sea conciso y claro, no te andes por las ramas.

Cada día llegan a tu bandeja de entrada cantidad de emails, muchos de ellos se van directos a spam. Debes destacar por encima de los demás y conseguir que el tuyo sea llamativo y despierte el interés de tu suscriptor.

 

 

¡Truqui!

No uses palabras como oferta, gratis, descuento o promoción, ni tampoco abuses de las mayúsculas o los signos de exclamación e interrogación. Estas palabras suelen ser detectadas como spam y si no tienes cuidado, acabarás en la carpeta del correo no deseado.

 

2# EL CONTENIDO SIGUE SIENDO EL REY

Para generar interés en tus suscriptores lo más importante es el contenido. Si ofreces contenido de calidad que además aporta valor, tus lectores esperarán con ganas tu siguiente newsletter.

Debes generar expectación y fidelizar a tus suscriptores, y eso sólo lo vas a poder alcanzar gracias al contenido.

Piensa bien qué tipo de contenido quieres ofrecer en función de tu objetivo para esa newsletter y cuida todos los detalles.

Organiza la información para que se entienda de forma sencilla, directa y clara. Esto te guiará para establecer tu propia estructura, que podrás usar en todos tus emails.

 

¡Truqui!

Cuida mucho el tipo de contenido que envías. Si sólo mandas a tus suscriptores newsletters de venta estarás haciendo spam. Lo más aconsejable es seguir la regla del 80-20, para que el 80% de tu contenido sea de valor y el 20% de venta.

 

3# PERSONALIZAR O MORIR

¿Cuántos suscriptores tienes apuntados a tu newsletter? ¿10, 100, 1.000, 10.000? En realidad eso solo debe importarte a ti. La persona que recibe tus emails no tiene por qué sospechar que está recibiendo exactamente el mismo email que le envías al resto de personas apuntadas a tu lista.

Empieza a valorar la importancia de personalizar tus newsletters. No hay nada mejor para tu suscriptor que sentirse único y especial. Y eso solo lo consigues creando la ilusión de que escribes solo para él.

Por eso no debes hablar en plural, recuerda que le hablas solo a él, incluye su nombre en el email, utiliza expresiones y guiños que creen un efecto de exclusividad y complicidad, y despídete siempre de forma afectiva y cercana.

Para poder convertir un suscriptor en cliente hay que generar algo muy valioso: la confianza. Si una persona no confía en ti jamás te va a comprar. Así que tienes que ganar cercanía y lograr que confíe en tu marca.

 

¡Truqui!

Cuando vayas a escribir tu email piensa lo que le dirías a esa persona, a tu cliente ideal  si lo tuvieras frente a ti. Seguro que en persona la comunicación es más cercana y natural, pues imagina esa conversación y déjala por escrito.

 

4# NO MENOSPRECIES TU IMAGEN

Tu imagen de marca es superimportante, préstale la atención que requiere. No solo tienes que cuidarla en las redes o en la web, la imagen de tu newsletter se merece el mismo respeto. Recuerda que una buena imagen aporta una mayor sensación de profesionalidad y transmite mejor los valores de nuestra marca.

Piensa que el correo electrónico es la forma de comunicarte más directa y cerca con tu cliente potencial, porque es como entrar en su casa virtual. ¿Y no pones tu casa bonita cuando viene visita? Pues con tu newsletter tienes que hacer lo mismo, diséñala a imagen y semejanza de tu marca.

Cada vez que un lector abra alguno de tus emails tiene que poder identificarlo contigo rápidamente. Así que utiliza tus mejores armas estéticas: colores corporativos, tipografías, imágenes y tu firma. Todo tiene que tener coherencia con quién eres, la personalidad de tu negocio y cómo es tu marca.

 

¡Truqui!

Regla de oro: antes de realizar el envío masivo de tu newsletter envíate a ti primero una prueba para comprobar que todo está correcto. Que las imágenes se ven bien, que no haya faltas de ortografía, que los enlaces sean los correctos, etc.

 

5# APUESTA POR EL DISEÑO RESPONSIVE

Un estudio realizado a nivel mundial en 2017 por Return Path, demostró que el 55% de los emails se abren desde un dispositivo móvil. Estos datos nos están diciendo alto y claro que debemos cuidar nuestros mensajes para que el diseño de la newsletter se vea y lea perfectamente, tanto desde un dispositivo móvil como desde un ordenador.

Asegúrate de que la plantilla que uses para tus emails, junto con tu software de email marketing, estén preparados para adaptarse a todos los dispositivos (móvil, tablet, ordenador…). Es fundamental evitarle problemas al lector.

 

¡Truqui!

A la hora de contratar un servicio de email marketing comprueba bien que todas las plantillas que te ofrecen sean aptas para verse desde cualquier dispositivo y tengan un diseño responsive.

 

6# UTILIZA LLAMADAS A LA ACCIÓN

Cuando diseñas una newsletter, ésta siempre debe tener un objetivo, cumplir un propósito. Pues las famosas call to action o llamadas a la acción son las encargadas de guiar al lector hacia ese objetivo.

Indícale a tu suscriptor qué acción quieres que haga después de leer tu email. ¿Quieres que compre tu nuevo producto? ¿Que descargue un recurso gratuito? ¿Que vaya al blog, a la web? ¿Quieres que te deje su testimonio? Déjale claro qué tiene que hacer a continuación.

La llamadas a la acción tienen que ser simples y directas:

Reserva ahora tu plaza.
Lee el artículo completo aquí.
Descarga la guía gratis.

Recuerda además, que dentro de tu newsletter puedes utilizar “los botones” para resaltar esas llamadas a la acción y hacerlas más vistosas.

 

¡Truqui!

No vuelvas loco a tu suscriptor, tu objetivo debe ser una única acción. Por lo tanto si realizas varias llamadas a la acción, que todas ellas lo conduzcan al mismo lugar y atiendan al mismo propósito. La clave es unificarlas y que lleven al suscriptor a la misma acción.

 

7# TEST A/B HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

¿Has realizado alguna vez test A/B con una de tus campañas? Es una funcionalidad genial. Me encanta poder testear mis emails y ver cuál de ellos es la mejor opción.

¿Para qué se hace esto, cuál es su finalidad? Conocer mejor a tu audiencia. Una vez que hayas comprobado qué email ha recibido más clics, lo han abierto un mayor número de lectores o ha conseguido más conversiones, coges ese email y lo envías al resto de tu base de datos. Porque has podido comprobar que va a tener más aceptación.

 

¡Truqui!

Usa los test A/B siempre que puedas, son fantásticos y te ayudarán a acercarte más a tu objetivo. Pero recuerda que sólo debes testear dos versiones de un mismo elemento por cada email, si testeas más de dos elementos diferente (por ejemplo contenido de la newsletter  y botón de llamadas a la acción) no sabrás cuál de ellos a funcionando mejor.

 

8# SÉ CONSTANTE

No hay nada que de peor imagen que una marca que no se compromete. Un mes no envía newsletter, al siguiente lo hace todas las semanas y dos meses más tarde lo hace de forma quincenal. Mantener una frecuencia de envíos es vital.

Es preferible que establezcas una periodicidad menor, pero que puedas mantener, a que decidas realizar envíos semanalmente y empieces a fallar en la tercera semana.

Ponte en su lugar, sigues a una marca y te encanta recibir sus newsletter pero de pronto dejas de recibirlas. Eso genera mucha desconfianza y pone en riesgo su credibilidad.

Te recomiendo que crees un calendario de envíos  para tener claro qué newsletter tienes que preparar y enviar cada semana.

 

¡Truqui!

Cuando vayas a realizar los envíos es importante que tengas en cuenta la hora. El 24% de los emails se abren durante la primera hora tras su recepción, siendo las horas con mayor tasa de apertura las primeras de la mañana y las primeras después del almuerzo.

 

9# SIN TRAMPA NI CARTÓN

Apuesta siempre por la legalidad. Es muy importante que tu estrategia de email marketing  cumpla con la ley y asegúrate que tu software también.

¿Has oído hablar de la nueva ley de protección de datos, la RGPD? Seguro que sí, porque ha dado mucho de qué hablar. Es la nueva normativa que ha implantado la Unión Europea para regular la manipulación de los datos de los usuarios por parte de las empresas.

Recoges datos de todas las personas que se suscriben a tu newsletter y aunque lo hagan voluntariamente tienen una serie de derechos que tú debes cumplir. Como por ejemplo darse de alta correctamente o el de incluir el botón “darse de baja” en todas tus newsletters, que es obligatorio siempre en cualquier campaña de email marketing.

 

¡Truqui!

Limpia tu lista regularmente de suscriptores fantasmas. Debes mantener tu lista sana con suscriptores que quieran de verdad recibir tus emails . Quieres crear comunidad y que además de abrir tus emails te contesten e interactúen con tu marca. Si ellos mismos no se dan de baja, hazlo tú.

 

10# MIDE TUS RESULTADOS

Si no puedes medirlo, nunca podrás mejorarlo. La analítica te ayuda a ver qué está funcionando y que no. Te da una visión general de todos tus resultados y aunque sea la parte menos atractiva de tu estrategia, es la que más te puede ayudar a cumplir con tus objetivos.

Existen muchas métricas que te pueden ayudar a saber si tu estrategia de email marketing está funcionando o no, pero si tuviera que quedarme solo con dos, elegiría éstas:

  • Tasa de apertura: porcentaje de suscriptores que abren tus emails.
  • Tasa de clics/tasa de conversión: porcentaje de suscriptores que hacen clic en tus llamadas a la acción, es decir, la cantidad de personas que alcanzan el objetivo de la newsletter.

Si te fijas estas dos tasas miden la interacción con tu suscriptor y es que no es tan importante la cantidad como la calidad.

Configura también Google Analytics con tu software de email marketing para poder realizar un seguimiento más exhaustivo de tus campañas. A través de unos códigos de seguimiento podrás monitorizar todas las campañas que lances.

Ahora que ya tienes todas las claves no tienes excusa para poner en práctica estos 10 tips y conseguir que tu newsletter sea todo un éxito.

 

 

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.