Las 3 lecciones empresariales que un cocinero con estrella Michelín te puede enseñar hoy.

Estarás de acuerdo conmigo, que no hay mejor excusa para salir a cenar a un buen restaurante, que celebrar un aniversario, ¿verdad?

Desde hace unos años, mis padres celebran el suyo cenando en familia y uno de los últimos restaurantes elegidos fue  BIBO, del 3 veces galardonado con estrella Michelín, Dani García.

Puede que sea por defecto profesional, pero muchas veces veo actitudes, estrategias, acciones o habilidades que creo que cualquiera de nosotros podría incorporar en su propio negocio. Y en este caso, la experiencia que he vivo en BIBO, me ha recordado 3 lecciones imprescindibles en el mundo empresarial que cualquiera debería estar llevando a cabo.

1. Un trato inmejorable y humano

En un mundo en donde la inteligencia artificial reina y las automatizaciones cada vez está más de moda, es imprescindible volver a lo humano en aspectos vitales como la atención al cliente.

Hay muchas cosas que podré delegar en mi empresa, pero otras, como seguir escribiéndote, son innegociables.

En BIBO todo son sonrisas, amabilidad y buen trato, por eso cosas tan básicas como llamarte por tu nombre se me hacen imprescindibles. Si sé tu nombre… ¿Por qué no usarlo?

Hoy en día vamos al supermercado y nosotros mismos nos cobramos, vamos a una gasolinera y nosotros mismos repostamos, queremos comida a domicilio y ya no necesitamos ni llamar por teléfono para encargarla. Todo esto está bien, pero lo humano está mejor porque recuerda que guiñar un ojo, todavía es nuestro.

Acostúmbrate a pedir el nombre y el email en los formularios de suscripción a tu lista. De esta forma podrás dirigirte a tu suscriptor por su nombre y lo hará mucho más personal. También recuerda escribir siempre en singular de tú a tú porque tus suscriptores no tienen porqué saber que van a recibir el mismo email que el resto de personas de tu lista, así que cambia el vosotros por el tú.

Moure Tip

2. La superpersonalización

Quizás todavía no lo sepas, pero soy celíaca. Tengo una enfermedad autoinmune, crónica e incurable y aunque así escrito parece algo horrible, tiene una solución muy fácil: no comer NADA de gluten.

Este «fácil» tiene un poco de trampa, porque aunque es relativamente sencillo sacar de tu alimentación el gluten, en la vida real se dan muchas razones para encontrar trazas en tu plato, complicando tu visita a cualquier restaurante, así que mi primera reacción fue informar a BIBO de este pequeño inconveniente en la reserva y recordárselo nada más sentarme a la mesa.

Enseguida todo fueron soluciones. Me trajeron la carta de alérgenos en la que podía ver qué platos podía comer y cuáles no, pero además, fueron capaces de adaptar otros para que yo los pudiera comer.

Esto se llama superpersonalización, darle a cada uno de tus clientes lo que realmente quiere o necesita. Y el email marketing tiene el poder de hacerlo gracias a la segmentación y al etiquetado.

Si hay una persona que está clicando en un botón o en un enlace de tu newsletter es porque realmente le interesa lo que ahí hay, por lo que tú solo tienes que etiquetar esa acción y darle más contenido relacionado con esa temática o adaptar el que ya tienes a sus necesidades.

Hazte con un software de email marketing que te permita segmentar, pero sobre todo etiquetar a tus suscriptores. De esta forma podrás saber en todo momento qué es lo que hacen con tus comunicaciones y valorar darles un tipo de contenido u otro.

Moure Tip

Recuerda, que si quieres profundizar en este tipo de personalizaciones, lo puedes hacer entrando en ACTIVE CAMPAING PASO A PASO aquí.

3. Hazles partícipes de la experiencia.

El comportamiento normal cuando vas a un restaurante suele ser bastante lineal: sentarte en la mesa asignada, esperar a que el camarero coja tu comanda e ir degustando cada plato a medida que te los van sirviendo. 

En BIBO no es exactamente así. Los nachos con guacamole nos los hicieron en vivo y en directo al lado de nuestra mesa. Sacaron los aguacates, la lima y el resto de ingredientes y se pusieron a prepararlos en una mesa supletoria al lado de la nuestra. Y el postre, helado de mango con nitrógeno, lo preparé yo misma.

BIBO busca darte una experiencia, y eso solo se consigue cuando tu cliente es capaz de VIVIR tu negocio.

Existen muchas formas de alargar la experiencia de tu cliente, pero una que veo que se olvida mucho, es la del buen servicio postventa. Las empresas hacen mucho hincapié en conseguir la venta y una vez que el cliente ha pagado, se olvidan. Esto es un error garrafal y el email marketing te puede ayudar a continuar con esta experiencia con una buena secuencia postventa que guíe a tu cliente hasta el final.

Moure Tip

Recuerda que uno de los bonos exclusivos de ACTIVE CAMPAIGN PASO A PASO es una plantilla completa de una secuencia de emails postventa.

4. No te olvides de poner la guinda al pastel.

Y por último, la cuarta lección, porque aunque iban a ser tres, las guindas es lo que tienen, que aparecen cuando menos te lo esperas 😉

Cuando hice la reserva en BIBO, me preguntaron si celebrábamos algo especial y yo les confirmé que era el aniversario de mis padres.

Cuando llegamos a nuestra mesa, nos aguardaba una tarjeta de aniversario felicitándoles, pero la gran sorpresa vino al final cuando nos invitaron a una copa de cava para que brindásemos por sus años de matrimonio.

Un detalle, un simple brindis, marcó la diferencia y hizo que esa velada fuese de sobresaliente, pero tú también puedes buscar el extra de más que haga que tu servicio sobresalga por encima del resto. Los restaurantes utilizan el chupitos de sobremesa, el brindis final, pero… ¿Cuál puede ser tu guinda?

Una estrategia que puedes utilizar dentro de tu email marketing es programar newsletters específicas para fechas especiales del año. Le puedes decir a tu herramienta de email marketing que felicite a tu cliente cuando sea su cumpleaños, puedes segmentar a tu lista y, a los más fieles, hacerles una oferta especial por el aniversario de tu empresa.

Moure Tip

Como ves… veo marketing en todas partes, pero donde más me gusta compartir mis aprendizajes es en mi newsletter, así que te animo a que te unas para que recibas tu próxima dosis de email marketing directa en tu bandeja de entra: apúntate gratis aquí.

Con aMoure,

B.